Buenos AiresComunidad

Rey Curré invita a su tradicional Juego de los Diablitos del 26 al 29 enero 2023

Redacción / Aguas Buenas de Platanares, Pérez Zeledón.

Buenos Aires. La comunidad indígena de Rey Curré/Yímba se prepara para celebrar su festividad cultural más importante del año: el Juego de los Diablitos; una tradición ancestral que rememora las luchas rebeldes que tuvieron sus antepasados ante los procesos de conquista, hace más de 500 años.

Esta práctica es una de las ceremonias indígenas más antiguas de Costa Rica, declarada Patrimonio Cultural Inmaterial del país desde 2017.

De acuerdo con Laura Borbón Mavisca, presidenta de la Asociación de Desarrollo Indígena (ADI) de este territorio, esta tradición representa la continuidad cultural del pueblo, el orgullo de seguir defendiendo esta herencia que legaron de sus antepasados: “Gracias a la valentía de mis antepasados, hoy podemos rememorar en nuestras propias tierras el orgullo de tener todavía una identidad colectiva, con raíces ancestrales que se alimenta de su propia cosmovisión”, expresó Borbón.

“Esta tradición significa más que un juego; es una lucha, es una perseverancia ante tantos intentos por seguir despojándonos de nuestros recursos, nuestros derechos, nuestra identidad comunitaria. Somos una cultura que, a pesar de haber transcurrido más de medio milenio, aquí seguimos de pie, defendiendo lo que nos heredaron nuestros antepasados”, concluyó Borbón, representante de la ADI y miembro de la Comisión de Diablitos 2023.

Por su parte, Nayuribe Guadamuz Rosales, ministra de Cultura y Juventud expresó: “El Juego de los Diablitos, tradición cuyo origen se remonta a la época colonial, se ha conservado en el tiempo, con una transmisión de generación en generación, que mantiene viva su esencia original. Para el Ministerio de Cultura y Juventud es muy importante invitar al público a acercarse a la comunidad de Rey Curré, en Buenos Aires de Puntarenas, y presenciar esta práctica tradicional que da muestra de un 4hecho histórico que forma parte de la identidad del pueblo Boruca y de la tradición de nuestro país”.

La comunidad indígena de Rey Curré/Yímba se prepara para celebrar su festividad cultural más importante del año: el Juego de los Diablitos.

El Juego de los Diablitos reviste un significado muy importante para esta población porque rememora un acontecimiento épico, en el que indígenas borucas repelieron a los enemigos y continuaron habitando las tierras de sus antepasados. La comunidad sostiene que, históricamente le han llamado diablitos porque los mismos invasores consideraron a los indígenas como “rebeldes, malos o diabólicos”, por no recibirles de buena forma ante el proceso conquistador.

Sin embargo, la comunidad se autodefine como guerreros, luchadores, defensores de sus valores y recalcan que dicha tradición más que un juego, es una lucha, un enfrentamiento, un combate de un pueblo indígena que sigue defendiendo sus derechos culturales.

La manifestación involucra una serie de actores que participan de manera secuencial, iniciando, en esta oportunidad, el jueves 26 de enero, a la medianoche, con la llamada “nacencia de los diablitos”; la ceremonia finaliza el domingo 29 de enero, en horas de la tarde-noche.

Para iniciar esta tradición, los diablitos suben en silencio a una loma cercana al pueblo, se visten con sus atuendos y esperan con respeto a que sea exactamente la medianoche. El estallido de bombas anuncia que la lucha ha iniciado. De inmediato, los diablos mayores suenan sus caracoles y el ritual es acompañado por sonidos de tambores, flautas y acordeón, así como la algarabía de los diablitos, quienes gritan, se abrazan, bailan, saloman y empiezan a descender de la loma, dirigidos por los diablos mayores, quienes son los jefes o encargados de dirigir la comitiva.

El pueblo entero se une a esta tradición acompañando a los diablitos; juntos recorrerán, hasta el amanecer, todas las casas de la comunidad en donde son recibidos por sus anfitriones, con mucho entusiasmo, mientras comparten chicha de maíz, tamales de arroz y otras comidas.

Comparten chicha de maíz, tamales de arroz y otras comidas.

Juego de los Diablitos

Primer día del Juego. A eso de las 8 a.m., del viernes 27 de enero, los diablitos regresan a la acción. Esta vez tendrán la aparición inesperada de un actor que se convertirá, por el resto de los días de lucha, en su peor enemigo: el toro. Una figura simbólica semejante a un toro real, elaborado con madera liviana y atada a una cachamenta con la que embiste a los diablitos, interpretados por jóvenes indígenas del pueblo, vestidos con sacos de gangoche, con sus rostros protegidos por máscaras de madera de balsa con diseños zoomorfos y antropomorfos.

Esa será la lucha entre el toro y diablitos por los siguientes dos días de confrontación (28 y 29 de enero): El toro ataca y los diablitos esquivan sus golpes y lo retan a seguir luchando.

-Segundo día del Juego: El 28 de enero, se desarrolla un recorrido similar al día anterior, se suman más cantidad diablitos a la lucha.

Tercer y último día de Juego. Al llegar el domingo 29 de enero, a eso de las 4 p.m., los diablitos son parcialmente doblegados por el toro en una de las fases llamada “La tumbazón”, una de las fases más importantes de esta lucha que representa una transición hacia el desenlace del juego.

El toro, al dejar “tumbados” a los diablitos, huye a refugiarse en la montaña; no obstante, los diablitos despiertan casi de inmediato al sonido de los cambutes y caracoles que suenan los Mayores, se reincorporan a la lucha y juntos van tras la cacería del toro, que se esconde en el monte.

Lo encuentran, lo atan y lo llevan arrastrado al centro del pueblo donde lo matan, lo queman en una hoguera y, en señal del triunfo, se reparten de manera simbólica sus partes, concluyendo así el tradicional “Juego de los Diablitos” Curré/Yímba 2023.

La comunidad indígena de Curré/Yímba se ubica en la Zona Sur de Costa Rica, en el cantón de Buenos Aires.

Actividad cultural es libre, gratuita y abierta a todo público

Esta tradición es abierta al público y de manera gratuita. La comunidad no posee servicios de hospedaje. Se recomienda a los visitantes tomar en cuenta este detalle; reservar hoteles y cabinas en Palmar Norte y Buenos Aires, localidades ubicadas a 20 minutos de Rey Curré, en carro. En la comunidad se cuenta únicamente con algunos espacios abiertos para acampar.

Además, se recomienda llevar ropa ligera, zapatos cómodos, bloqueador solar, repelente, agua embotellada, y comunicarse con los organizadores para obtener más facilidades.

¿Cómo llegar a Curré/Yímba? La comunidad indígena de Curré/Yímba se ubica en la Zona Sur de Costa Rica, en el cantón de Buenos Aires, provincia de Puntarenas, a 220 km. al sur de San José.

Su acceso es muy sencillo, ya que se ubica a orillas de la carretera Interamericana Sur, entre Palmar Norte y Buenos Aires. Se cuenta con servicio de buses, que salen desde el Gran Área Metropolitana (GAM) y pasan por Rey Curré cada dos horas. Si viajan desde la capital o el GAM, las personas pueden llegar por la carretera que pasa por el Cerro de la Muerte, Pérez Zeledón, Buenos Aires, Curré/Yímba, o también por la Costanera, llegando hasta Palmar Norte y seguir hacia Rey Curré.

Otras opciones recreativas en Rey Curré/Yímba

Si visita la comunidad de Curré/Yímba durante esta fiesta de los Diablitos, el público podrá, además, disfrutar de su gastronomía local, del arte indígena -máscaras, tejidos, jícaros-,  esferas de piedra precolombina, ranchos indígenas, así como disfrutar bañarse, pescar y pasear en bote por el río Grande de Térraba.

Para más información, puede comunicarse vía WhatsApp al 8709-3735 o al correo electrónico: urieldecurre@gmail.com

Fuente textual de información: Ministerio de Cultura y Juventud Costa Rica.

Yuri Fallas

Comunicadora generaleña desde el año 2012, co directora de PZ Actual, presentadora en Clásicos en Liberty TV.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba